A un año ocho meses del inicio de la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, los estragos que ha dejado a su paso no han sido más que fatales. Tanto el sector salud como el sector económico se han visto gravemente afectados, y es que con una cifra de 185 millones de infectados a nivel mundial no es para menos.

El cambio de rutina, el aislamiento, la incertidumbre ante la enfermedad y la presión económica son solo algunas de las consecuencias que una pandemia recarga sobre nosotros, claro está sin contar a todas las personas que enfermaron de manera leve, grave o incluso perdieron la vida.

Toda la información recabada sobre salud mental durante esta pandemia apunta al incremento de trastornos psicológicos dentro de la sociedad. En aquellos pacientes cuyos trastornos tales como ansiedad y depresión ya habían sido diagnosticados antes de la pandemia, sus síntomas solo se han agudizado, mientras que en personas que nunca había lidiado con un problema de esta índole ahora puede ser algo recurrente en su cotidianidad.

Lo cierto es que con la llegada de las vacunas y toda la nueva información que día a día se hace conocida, parece ser que la pandemia causada por el Covid-19 empieza a dar tregua, sin embargo, las heridas tanto físicas como emocionales que dejó en nosotros aún no cicatrizan. La ansiedad, el estrés y la depresión se han vuelto padecimientos rutinarios en nuestra vida, pero no intratables.

Padecer trastornos psicológicos siempre será una posibilidad en nuestras vidas, pero situaciones de carácter mundial como la que estamos viviendo en este momento siempre serán un detonante ante los mismo, por lo cual te daremos algunas estrategias de autocuidado que te podrán ayudar a sobrellevar estas situaciones.

Medidas de autocuidado que te ayudarán a sobrellevar situaciones de carácter psicológico generadas por el confinamiento ante la pandemia:

-Establece un horario de actividades: Aunque el confinamiento ha cambiado radicalmente nuestra rutina, es sumamente importante establecer un calendario de actividades que nos permitan mantenernos en movimiento y ocupar nuestra mente.



-Dormir correctamente: Conciliar el sueño de manera correcta y en horarios previamente establecidos será una gran ventaja para sobrellevar situaciones de estrés y ansiedad.

-Actividad física regular: Mantener conductas de ejercicio físico recurrente, además de ayudarnos a mejorar nuestra salud y condición física, siempre serán muy importantes ante situaciones de estrés, ansiedad y depresión. Encuentra actividades físicas que te resulten placenteras como salir a correr, andar en bicicleta, hacer yoga o incluso bailar.

-Evita el uso de sustancias nocivas: Limitar el uso de sustancias como el alcohol, el tabaco y las drogas ilegales, además de hacerle un favor a tu salud física, te ayudará a afrontar situaciones psicológicas de manera más favorable.

-Limita el tiempo que pasas mirando una pantalla: Limita al menos una hora al día actividades que requieran mirar una pantalla, tanto el celular, como la computadora y la televisión. El tiempo que pasarás alejado de los dispositivos electrónicos lo puedes usar realizando cualquier actividad recreativa de tu preferencia.

-Marca distancia con las noticias y los medios de comunicación: Si bien mantenerse informado es de suma importancia, exponernos demasiado a la información que trasmiten los medios de comunicación puede ser contraproducente para nuestra salud emocional, haz tu mejor intento por no estar al pendiente de cada nueva noticia que sale a la luz.


¿Cuándo pedir ayuda profesional?

El cuidado personal siempre será de gran ayuda ante los problemas psicológicos, no obstante, lidiar con este tipo de trastornos y sus síntomas durante días o incluso semanas, no es más que un indicador de requerir ayuda profesional.

Asiste con un profesional del área psicológica, encuentra el enfoque que más se adecue a ti y al profesional con el que te sientas más cómodo. Las nuevas restricciones de movilidad por la pandemia ya permiten realizar actividades fuera de casa manteniendo los cuidados sanitarios adecuados, por lo tanto te será más fácil tomar terapia de manera presencial, si aún no estás listo para tomar este paso recuerda que siempre existen servicios de atención en línea.

¡Recuerda que lo más importante es tu bienestar!