Rondan las dos de la madrugada, estoy acostado en la cama de mi habitación, llevo cerca 40 minutos intentando conciliar el sueño, cierro los ojos, quiero dormir, pero no lo logro, en su lugar sólo consigo pensar en todo aquello que quiero hacer al día siguiente, limpiar mi habitación, hablar con ...